EL INMOBILIARIO UN GRAN PESO PARA LOS BANCOS

Desde los comienzos de la crisis, los bancos han llenado sus “arcas” de bienes inmobiliarios pensando que de no poder cobrar lo mejor era quedarse con la propiedad. Lo que parecía una gran ventaja se está convirtiendo en un gran problema.

Las cargas derivadas de la posesión de un inmueble no son pocas y pesan mucho cuando no se agiliza la gestión por conseguir rentar el bien.

Según nos informaba el confidencial, el Santander y el BBVA publican los resultados de la actividad inmobiliaria por separado. Lo cual nos muestra unas pérdidas considerables.

Las cuentas presentadas por el BBVA en 2016 muestran un desplome del benefició del 46,3% debido a las cláusulas suelo, al saneamiento del ladrillo y a los depósitos

No sólo es que se encuentran con los propios bienes, las clausulas suelo para la cual han dotado una provisión de más de 400 millones sino también las cargas que cada propiedad acarrea como son los gastos de comunidad, derramas e impuestos a pagar continuamente.

La mala gestión realizada por parte de los bancos para conseguir desacerse de los bienes inmuebles empieza a ser un problema, diría que un gran problema.

Falta de información sobre el estado, documentación, o simplemente el desconocimiento de los bancos a la hora de vender o malvender algunas propiedades trae consigo una lenta recuperación en los libros contables por culpa del sector inmobiliario absorbido por los bancos.

Lo que hará que mientras el mercado no arranque, lastrará a los bancos y a sus libros contables.

Click Here to Leave a Comment Below